Caracas, la selva de concreto

"Caracas es Caracas y lo demás es monte y culebra" dice un caraqueño orgulloso cuando habla de su ciudad y que en ella lo hay todo. A mí, me cautivó la selva de concreto, con su arquitectura, su arte callejero, su fuerza y coraje, su ritmo ajetreado. Pero así es Caracas, te atrapa y no te deja ir. Llegué a los 20 años, creyendo que me comería el mundo, no fue tan fácil vivir en ella, pero me acoplé y la amé como muchos lo hacen. Sí vas a Caracas, la desordenada, la de las casitas de colores en el cerro, la del Ávila, debes saber esto:

Cerro el Ávila


Plaza de los museos, Los Caobos

Visitar la plaza de los museos en el Parque de los Caobos es imperdible, ahí encontrarás el museo de ciencias naturales y el museo de Bellas Artes con eventos programados (revisa la cartelera de la cinemateca nacional con oferta interesante sobre festivales de cine, aparte la entrada es muy económica) y los domingos sus artesanos y stands de libros estarán por doquier para que no te vayas sin algo. Muy cerca de esta zona está Capitolio, parada obligatoria para los mejores helados, la foto en la "plaza Bolívar" alimentando a las palomas y la ruta de los museos (evento nocturno) teatros y algunas cafeterías interesantes, como por ejemplo la casa Andrés Bello con un paisaje para desconectarte un rato del caoz.


Plaza Francia de Altamira

Hablando de desconecarse, en uno de los municipios más verdes y simpáticos está Chacao, pertenece al estado Miranda y conforma la gran Caracas. Ahí se encuentra el segundo pulmón de la ciudad: "La Estancia" pertenecía a los Bolívar, hoy ópera como lugar de esparcimiento, lugar de conciertos y galería. Subiendo por la avenida Luis Roche te toparás con la tienda del cine (con la demanda cinematográfica venezolana) y bares como Greenwich con muy buen rock. Está demás avisarte que sí aún no visitas el parque nacional Waraira Repano, conocido como el cerro El Ávila, no estas en la onda. Subir los domingos y presumir de tu helado en la parada de SabasNieves es casi una obligación. Tienes diferentes accesos y sí tu temor a las alturas te lo permite aprovecha y sube al teleférico para disfrutar de una vista panorámica estupenda de la ciudad, clima de montaña, pista de patinaje, gastronomía exquisita (chocolate, fresas con crema, arepas y mucho más) y fotos para recordar.

Perrocalenteros (hot dogs)

El "asquerosito"

Desde luego, tenemos que llevarnos todos los sabores en el paladar, por ello en tu lista debe estar un "asquerosito" (perro caliente, pancho, hot dog) te aseguro que una experiencia única será, pero hazlo en las Mercedes. Ah y las famosas "arepas 24 horas" para acompañarte después de tu jornada nocturna, que me atrevo a decir podría hacer sólo un post de lugares para ir (teatro bar, molino rojo, entre otros) Pero sí fuiste buscando playa y tu visita es muy corta, saliendo del aeropuerto en el estado Vargas podrás llenarte de Caribe y las delicias del mar que tenemos para ti. Está es Caracas, exótica y afable. El único riesgo es que te quieras quedar.