Carnavales de El Callao

El Callao, suena a que era una persona que no le gustaba hablar; pero no es así. Es un pequeño valle del estado Bolívar, en las cercanías del río Yuruari. Seguro sí fuiste a Venezuela o eres de por allá, escuchaste hablar de los mejores carnavales. Bueno, te cuento que eran por esa zona y que comenzó a celebrarse hace más de 110 años, entre reuniones con sus pobladores, pero en el año 1914 se oficializa con el primer desfile organizado y le hace merecedor de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco. No se puede ir  al Callao sin probar su gastronomía, porque en serio lo tienen todo! Y seguro viste muchas señoras en la vía, vendiendo Catalina (una especie de galleta negra y dulce) el mejor queso del mundo y bocadillos, sin duda unos kilos en comida y en pancita te llevas.


Monumento de El Callao

plaza de las madamas


Puedes tomar diferentes rutas para llegar (fluvial o terrestre), pero lo cierto es que cuando creas que llegaste (sí vas en auto obviamente) te dirán, "ya falta poquito". Desde el Callao se puede ir a la gran sábana, de manera que puedes matar dos pájaros de un tiro. (Expresión para aprovechar la oportunidad). El Callao es una ciudad minera, aquí abundan las joyerías. Me atrevo a decir que más que las panaderías. Y la mejor fecha para visitar es en febrero para disfrutar del carnaval; esto comienza con el famoso "grito de carnaval" que anuncia que aquí la fiesta es hasta que el cuerpo aguante y es literal. Es una semana de fiesta, calipso (música propia de la zona)  que se originó con la llegada de los antillanos de la isla de Trinidad los cuales trajeron su música, gastronomía y su inglés típico y por supuesto mucho mucho calor.


Madamas bailando

gastronomía típica 


Son 72 horas ininterrumpidas de calipso,  tambores “Bumbar”, sus maracas, cuatros, rallos y campanas, para dar paso a las “Madamas”, protagonistas principales de los desfiles, con su llamativa vestimenta y pañuelos rojos al mas puro estilo de las matronas o mejor dicho las niñeras y cuidadoras en casas de familia. Los “Diablos” salen con sus mascaras, y sus disfraces blancos y rojos y los “Mediopintos” corren con sus rostros ennegrecidos en medio de la noche untando de pintura a quienes no muestren su sentido carnestolento. El evento oficial arranca con la Misa de las Madamas, que se realiza el día domingo en la Iglesia Virgen del Carmen de esta localidad y que es ocupada por decenas de niñas, mujeres y adultas mayores vestidas con el típico traje y que se lleva con orgullo de generación en generación. 


los mediopintos

Museo de Mamita London

De verdad no miento cuando digo que lo tienen todo en esta zona, y realmente certificada su degustación, por haber tenido la oportunidad de probar de manos de la familia London, descendientes de "Mamita" London, madama pionera en la comida callaoense, Entre los platos autóctonos de la gastronomía podemos nombrar: Dumplings o domplines, kakalú, Acrá, pudín de verduras, sauce y la Sapoara (pescado de la región), que solo es visto una vez al año. Dice la leyenda que si comes sapoara te quedas en El Callao. También hay bebidas interesantes, pero mi consejo tomarlo con cuidado porque son fuertes, la yinyabie o Ginger Beer, amorcito y monky pi,bastante buenas y dicen aclaran la garganta. Otra cosa a tomar en cuenta es que se reservan los pocos hoteles que hay en la zona con mucha anticipación, así que debes tomar tus previsiones u hospedarte en zonas vecinas para que no te quedes con las ganas. En resumen, gente chevere (buena onda), amigable, comida rica, historia, y diversión podrás encontrar en este lugar, solo necesitas todas las ganas de visitar mi hermosa Venezuela.