CEMENTERIOS de Buenos Aires que no conoces, encontramos un cementerio de mascota

Caminar por las calles de Buenos Aires sin conocer la historia es síntoma de alarma para mí, así que me dispuse a investigar el pasado porteño de esos huecos o nichos establecidos en la ciudad Muchos suelen visitar el famoso Cementerio de la Recoleta, o el descuidado y no tan fotogénico cementerio de la Chacarita, pero y si te digo que existieron otros más y hoy caminamos sobre ellos, me creerías? ¿Aún existen cadáveres en esos lugares? ¿Te animarías a comprar un terreno conociendo que habitaron muertos allí? Lee el siguiente post:

Cementerio del Sur
En 1867 fue comprado por la municipalidad de Buenos Aires y se inaugura el cementerio del Sur. En 1872 se clausura tras recibir 15mil fallecidos y colapsar su capacidad. Hoy dicho cementerio es el parque Ameghino llamado así por estar enterrado este prestigioso doctor en el cementerio. Su ubicación es en la avenida Caseros al 2300, justo en frente de la cárcel de caseros, cuya locación se utilizo para el rodaje de la serie Argentina el marginal.



Cementerio Belgrano o Miller
Otro cementerio del que muy pocos tienen información es el cementerio Miller o Belgrano, reubicado de su primer asentamiento cerca de la municipalidad de Belgrano. Delimitado por las calles Monroe, Miller, Valdenegro y las vías del tren fue inaugurado en 1875.




Cementerio de los disidentes
Parece una plaza común a simple viste pero esconde historias impresionantes de un pasado porteño que pocos conocen. Les hablo del primer cementerio de disidentes de la ciudad. Los disidentes eran personas no practicantes de la fe católica y como las sepulturas solo se les realizaba a los creyentes , 
¿A dónde iban a parar el resto? Pues decidieron crear en este hueco de los olivos (se le llamaba hueco a los espacios sin uso) a todos aquellos no católicos: como judíos, protestantes e incluso los soldados de las tropas enemigas. En el 2006 durante la remodelación de la actual plaza 1ero de mayo fueron encontrados restos de huesos humanos, pues aseguran que no todos los cadáveres fueron removidos de allí, al clausurar el cementerio.



Cementerio de mascotas
Puede ser que suene mucho a ciencia ficción pero aunque no lo creas, en Buenos Aires existió un cementerio de animales no declarado pero el que mantuvo más forma. En el actual polo educativo de Saavedra se encontraba un vivero, al final de él yacía la pequeña necrópolis con cruces e inscripciones que hacían referencia a los animalitos del hogar. Con el tiempo la gente dejo de depositar a sus mascotas, gano la maleza y finalmente recuperaron el espacio. Así como este lugar existen muchos más en la ciudad, por ejemplo cerca de las vías del tren de la calle honduras en el barrio de Palermo.